PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE ENERGÍA SOLAR

(TÉRMICA Y FOTOVOLTAICA)

¿Quién puede aprovechar la energía solar?

Cualquier persona, bien sea particular o empresa, puede realizar una instalación solar con la cual reducir los gastos energéticos producidos por los sistemas convencionales (electricidad, gas natural, gas-oil, butano, etc.).

¿Qué podemos conseguir con la energía solar?

La energía solar puede aprovecharse para el calentamiento del agua y para la generación de electricidad. En el primer caso, los colectores solares captan los rayos y trasmiten el calor a un acumulador, donde el agua es calentada y trasmitida a los puntos de consumo. De esta forma, se produce agua caliente sanitaria, se consigue un apoyo al sistema de calefacción y se climatizan piscinas. En los sistemas fotovoltaicos, las células captan las partículas de luz denominadas fotones, y estas liberan electrones que generan electricidad. Esta energía puede ser almacenada en baterías para su posterior uso, vendida a la compañía eléctrica por un precio mayor al de compra o consumida directamente (bombeo, riego, señalización, etc.)

¿Qué se puede hacer con la electricidad generada?

Puede ser utilizada de manera directa (sacar agua de un pozo, generar luz, regar, etc.) o bien puede ser almacenada en acumuladores para su posterior uso (generar luz durante la noche). En el caso de que la red general llegue hasta el lugar de la instalación, la mejor alternativa consiste en vender toda la electricidad generada a la compañía. De esta forma, se produce un beneficio económico a favor del particular o empresa debido a que el precio de venta de la electricidad generada (0.40 € / Kwh.) es sustancialmente superior al precio de compra a la compañía (sobre las 0.22 € / Kwh.).

¿Puedo independizarme completamente de las energías convencionales (gas, electricidad, etc.)?

Para evitar la necesidad de grandes costes en la acumulación del agua y la electricidad, la energía solar debe ser apoyada por otras energías convencionales. El apoyo del sistema convencional tan solo se requiere durante los periodos de clima adverso. Por este motivo, la factura de electricidad, gas, etc. se ve reducida considerablemente.
En el caso de viviendas aisladas, si sería posible una autonomía total si después del estudio pertinente es rentable.

¿Cuánto más sol hay, consigo mayor rendimiento?

En el caso de la energía solar térmica, cuanto más sol hay más agua caliente se consigue, aunque ha de dotarse de medios al sistema para que el agua no alcance temperaturas excesivas. Para las instalaciones solares fotovoltaicas, no siempre tener más temperatura significa tener mejores rendimientos.

¿Cuál debe ser el ángulo de inclinación de los colectores solares?

Debido al cambio de posición del sol durante el año, la inclinación ideal de los colectores varía en función de la latitud en la cual nos encontremos (41º). Normalmente se utilizan 45º sur en térmica y 30º sur en fotovoltaica, pero la inclinación puede variar en función de la aplicación, criterios de uso, rendimiento e integración arquitectónica, en ± 10º. El proyectista – instalador de Energía Solar es el encargado de hallar la inclinación más optima para el rendimiento de la instalación y así establecer los cálculos apropiados para que sea viable económicamente.

¿Puedo tener agua caliente y luz simultáneamente?

Ambas aplicaciones se pueden obtener mediante energía solar pero son dos tecnologías diferentes compuestas por elementos distintos. La obtención de ambas aplicaciones requiere dos instalaciones independientes compuestas por sus elementos correspondientes (distintos colectores solares y placas, acumuladores, circuitos, materiales, etc.)

¿Me quedaré sin agua caliente cuando no haya sol?

Los colectores solares no sólo captan los rayos del sol durante los días despejados; la radiación difusa existente durante los días nublados también es aprovechada (pero a un rendimiento menor que en circunstancias favorables). Durante los períodos de clima adverso, el acumulador se encarga de mantener el agua a temperatura constante sin apenas producirse pérdidas de temperatura. Sin embargo, en caso de largos periodos de clima adverso, el acumulador va provisto de una resistencia eléctrica, que puede ser conectada al sistema convencional existente que, en caso de necesidad, aporta la temperatura óptima para su uso. También se recomienda que en acumuladores que no lleven resistencia eléctrica, se conecte en serie un termo de gas específico para energía solar, que solo gastará la cantidad de gas necesaria para elevar la temperatura del agua los grados que nos falten hasta llegar a la temperatura de consumo.

¿Puedo independizarme completamente de la compañía de gas o eléctrica?

Los largos periodos de clima adverso y el elevado coste de los sistemas con un volumen de acumulación elevado, imposibilitan la independencia total al usuario, pero en este caso, el gas y la electricidad se utilizarán como apoyo del sistema solar, y por consiguiente las facturas de electricidad, gas, etc. se verán reducidas considerablemente.

¿Están subvencionadas las instalaciones?

Las instalaciones están subvencionadas a nivel estatal por el I.D.A.E. (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la energía), a nivel autonómico (Comunitat Valenciana) por el AVEN (Agencia Valenciana de la Energía), y a nivel local por algunos ayuntamientos. El ICO también tiene algunos productos enfocados a las energías renovables. Para optar a las subvenciones hay que observar los plazos de entrega de proyectos. En el mejor de los casos, una instalación puede llegar a conseguir una subvención del 50% con respecto al coste total.

¿Cómo puedo conseguir calefacción por energía solar?

El sistema ideal es la calefacción por suelo radiante, ya que trabaja en regímenes del orden de 45º. El agua caliente producida por el sol circula directamente a la misma temperatura por los conductos situados en el suelo. En el caso de la calefacción por radiadores, el agua calentada por el sol (a 45-50º) debe ser aumentada a 60-70º por el sistema convencional para circular a la temperatura óptima por los radiadores. De ambas formas, el ahorro energético producido por la energía solar es significativo, aunque el sistema por radiadores no es muy recomendado, ya que los captadores solares no alcanzan su mayor rendimiento a altas temperaturas.
También podemos utilizar la calefacción solar para calentar el agua de nuestras piscinas, y así, conseguimos alargar la temporada de baño en el orden de 4 o 5 meses.

¿Qué tiempo de vida útil poseen los equipos solares?

En el caso de los sistemas solares térmicos, las instalaciones poseen un periodo de vida superior a los 20 años.
En el caso de las instalaciones fotovoltaicas, el periodo de vida esta estimado en torno a los 30 años.
Los equipos instalados hace 20 años siguen funcionando aunque con menor rendimiento. Este dato es significativo debido a que los equipos han mejorado significativamente durante este periodo. El correcto uso y mantenimiento de los equipos posibilita una mayor duración de los mismos.

¿Cuáles son los precios de las instalaciones?

Entre los factores que influyen a la hora de presupuestar una instalación se encuentran la integración arquitectónica deseada, la accesibilidad, las características de la vivienda, etc. No se puede dar aquí una guía de precios, ya que estos varían mucho de unas instalaciones a otras, dependiendo del uso y sus características particulares. Lo mejor es acudir a profesionales del sector (Proyectistas – Instaladores de Energía Solar) para que nos hagan un estudio de nuestras necesidades y realicen un presupuesto, además de decirnos si es o no viable económicamente la instalación. “No debemos fiarnos de voces no autorizadas y que no disponen de formación en el campo de la Energía Solar, ya que de un buen dimensionamiento de la instalación, depende el éxito tanto de rendimiento como económico de nuestra instalación”.

¿Cuál es el periodo de amortización de las instalaciones?

Hay distintos factores que determinan el periodo de amortización de una instalación: el correcto cálculo de las necesidades (dimensionamiento), la optimización del sistema, una correcta instalación y calidad de materiales y, principalmente su uso (cuanto más uso se haga de ella, antes se amortizará).
Para dar una idea, podemos decir que las instalaciones térmicas quedan amortizadas aproximadamente a los 5-7 años, depende del uso que se haga de la misma. A su vez, las instalaciones fotovoltaicas quedan amortizadas a partir de los 7-11 años. Las subvenciones y los ingresos generados por la venta de la electricidad a la compañía eléctrica hacen posible la amortización de las instalaciones fotovoltaicas a medio plazo.